El Fondo de Población de las Naciones Unidas elaboró un documento desde la Oficina Regional para América Latina y el Caribe (UNFPA-LACRO), en el cual realiza una revisión del material disponible hasta el momento, recomendaciones de centros académicos, sociedades científicas médicas, guías y lineamientos del UNFPA y la OMS.

De la misma han concluido que ante la emergencia sanitaria ocasionada por la pandemia actual, en la mayoría de los países los servicios ambulatorios de salud han sido cancelados por la falta de personal, o porque el mismo fue derivado hacia la atención de emergencia o primera línea para enfrentar los casos de COVID-19. Esto, trae aparejado consecuencias negativas, ya que se deja desprotegidas a mujeres, adolescentes y niñas que  requieren orientación o atención en relación a la salud sexual y reproductiva.

Es así que el UNFPA trabaja con los gobiernos y organizaciones, advirtiendo que esta  situación puede tener consecuencias para la salud de la población a corto, mediano y largo plazo, resultando en embarazos no intencionales, infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH, abortos en condiciones inseguras, el deceso de madres o recién nacidos, u otras.

Asimismo, manifiesta que para alcanzar el objetivo pensado para el año 2030, es momento de actuar revirtiendo la situación, asegurando la atención de calidad a las mujeres y niñas en edad de procrear, para no vulnerar sus derechos,garantizar la planificación familiar, acabar con las muertes maternas prevenibles, y poner fin a la violencia basada en el género y las prácticas perjudiciales.

Acceda al documento completo aquí.